Bruxismo o Rechinamiento de los Dientes ….Porque se da?

post_pic.jpgmodificado

Qué entendemos como Bruxismo

El bruxismo es una parafunción mandibular persistente que se conoce comúnmente como rechinar de los dientes. Éste se puede producir durante el día o por la noche.

Desafortunadamente esta parafuncion no ha sido considerada de esta forma por amplios sectores dentro de la profesión médica, que ya sea por ignorancia o por carencia de medios para combatirla, han llegado inclusive a aceptarla como un mal necesario.

El bruxismo es uno de los más prevalentes, complejos y destructivo de los desórdenes orofaciales , se ha descrito presente en un 6 a 8% de la población de edad media  y hasta en un tercio de la población mundial .

No existe predilección por algún sexo, disminuye con la edad y 1 de cada 5 pacientes con bruxismo, tiene síntomas de dolor orofacial . La prevalencia más alta se encontró en asiáticos, intermedia en euroamericanos e hispanos, y la prevalencia más baja en afroamericanos.

Otros han definido el bruxismo como el rechinamiento excéntrico de dientes, diferenciándolo del apretamiento (“clenching”), que se realiza en céntrica, el “clenching”, a diferencia del bruxismo, desgasta más los dientes anteriores, el apretamiento en céntrica se ha descrito en un 20% de la población y probablemente son entidades diferentes.

La importancia del bruxismo radica en el deterioro dental de difícil tratamiento, exacerbación de dolor orofacial y los molestos sonidos de rechinamiento dentario para otras personas que habitan con él.

No existe un patrón caracterológico típico de los pacientes con bruxismo, sin embargo, se ha postulado que pueden ser: exploradores, impulsivos, extravagantes, irritables, pesimistas, temerosos, fatigables, pragmáticos, críticos, es decir con dimensiones caracterológicas inmaduras.

Si tratamos de explicar este concepto en términos biológicos seria de la siguiente manera:

El sistema estomatognático está constantemente sometido y generalmente adaptado a fuerzas de diversa magnitud, dirección y frecuencia, éstas son controladas, transmitidas y disipadas por diversos mecanismos protectores, esto es denominado carga.

Se postula que cuando éstas fuerzas adquieren el carácter de parafuncionales (movimientos fisiológicos de musculatura esquelética que se hacen crónicos y repetitivos, mientras más intensas, frecuentes y prolongadas son ellas, más pueden dañar dientes, periodonto u otras estructuras orofaciales), concepto de sobrecarga.

 

Causas

Aún está indeterminada; pero varios factores se han considerado responsables de la presencia de Bruxismo. Desde los primeros hallazgos al respecto se hablaba de posibles disturbios del sistema nervioso central, como lesiones de la corteza cerebral, disturbios de médula en hemiplejías de la infancia o parálisis espástica infantil, etc. Hoy en día, en razón de la presencia de bruxismo frecuente en casos sin ninguna relación con desórdenes o defectos neurológicos se considera que estas actividades parafuncionales son posibles en sujetos normales siempre y cuando existan algunos factores psíquicos, factores externos y factores internos, que solos o en combinación puedan dar lugar a este tipo de conducta.

Factores Psíquicos

Definitivamente en la presencia del bruxismo hay un componente psicológico muy importante. Tal vez fue Tischler (1928) quien primero llamó la atención sobre este aspecto y precisamente usó el término de ´Hábito oral neurótico. Existe evidencia de aumento de la tensión muscular por tensión emocional como ansiedad.

Factores Externos

Se han propuesto como causas mayores, las discrepancias oclusales y el stress emocional (enojo, miedo, agresividad, stress, frustración), actualmente no se considera como factor contribuyente principal y sólo parte de la etiología respectivamente.

Son la causa de esta patología en el sistema gnático, en estos factores es donde se hace mención a todos los aspectos negativos dentro de la oclusión, tales como:

1) Contactos prematuros en los movimientos de cierre,

2) Interferencias Oclusales en movimientos excéntricos:

  1. a) Contacto en balanza
  2. b) Restauraciones defectuosas, estas son de alguna manera encargadas de que se pierda la armonía en las relaciones oclusales en estado normal.

Estos dos problemas son los responsables de la para función, y la perdida de los segundos premolares inferiores en la mayoría de los casos.

 

Factores Internos

Clásicamente se relacionó el bruxismo con una oclusión anómala en la que las desarmonías oclusales serían las responsables de la actividad parafuncional y así, en este sentido, son varios los autores que afirmaron que tras eliminar estas desarmonías oclusales desaparecerían los hábitos parafuncionales. Durante muchos años el tratamiento se orientó a la corrección del estado oclusal. Existen evidencias experimentales que defienden estas teorías en base a sus resultados, es decir, la introducción de desarmonías oclusales dio lugar a episodios de bruxismo.

Sin embargo, otros estudios de Rugh y Colaboradores son contradictorios, puesto que no confirman la idea de que los contactos oclusales sean los causantes de los episodios del bruxismo. Existen cuatro tipos fundamentales de interferencias oclusales: de céntrica (prematuridades), trabajo, no trabajo y de protrusiva, siendo las interferencias de céntrica junto con las de no trabajo las más patogénicas, conduciendo a una distribución de fuerzas oclusales fuera de los ejes axiales dentarios y una alteración de la función muscular normal.

 

 

 

Conclusiones

El bruxismo es uno de los más prevalentes desordenes oclusales. Se puede presentar como dolor orofacial o cefalea en región Temporal. Existen dos tipos de entidades clínicas: el bruxismo diurno y nocturno, éste último incluido dentro de las parasomnias ocurriendo de preferencia durante las etapas1 y 2 del sueño No- Rem.Los factores de riesgo más importantes para este último son: ansiedad emocional y desórdenes respiratorios durante el sueño.

Muchos autores concluyen en que el bruxismo no se detiene, pero su tratamiento tiende a disminuir el daño orofacial.

 

Tratamiento

  • Reducir toda actividad durante la 2ª mitad del atardecer,
  • Descansar 60 a 90 minutos antes de dormir.
  • No pensar o discutir intensamente, separarse de las actividades diurnas, antes de dormir.
  • Aplicar una técnica de relajación durante el día y antes de dormir.
  • Mantener buen estado físico, no se aconsejan ejercicios físicos extremos después de las 18 hrs.
  • Evitar alcohol, café, té, 3 horas antes de dormir, así como comidas copiosas.
  • No fumar después de las 19 hrs, pues la nicotina aumenta el tono muscular y los despertares, de hecho, el fumar se considera un factor de riesgo.
  • Establecer un ambiente de sueño favorable, agradable y tranquilo, cama agradable, silencio, 18º C, con aire fresco.
  • Si existe un niño en casa, por lo menos asegurar una noche por semana de sueño ininterrumpido.
  • “Biofeedback” sonoro, suena una alarma al aumentar el tono muscular, se ha descrito que molesta al compañero de cama.
  • Hipnosis, necesita de confirmación de eficacia.
  • Guardas oclusales blandas, duran poco tiempo y sufren gran deterioro.
  • Guardas oclusales rígidas.

Video ilustrativo hacerca de lo que el Bruxismo.

Leave a Reply