Que es La Saliva y la importante relación con el PH, consecuencias del descenso del PH y como controlarlo Naturalmente

La saliva es una secreción compleja proveniente de las glándulas salivales mayores en el 93% de su volumen y menores en el 7% restante. El 99% de la saliva es agua mientras que el 1% restante está constituido por moléculas orgánicas e inorgánicas.

Si bien la cantidad de saliva es importante, también lo es la calidad de la misma.

Se revisará los componentes de la saliva y sus funciones en el mantenimiento de la salud oral los principales factores causales que alteran la secreción salival, se comentará la importancia de la saliva en el desarrollo de la enfermedad de caries y en la formación de la placa bacteriana, y se analizará su papel como material de ayuda para el diagnóstico de algunas patologías.

Las variaciones en el flujo salival pueden verse afectadas por múltiples factores fisiológicos y patológicos, de forma reversible o irreversible. Juega un papel fundamental en el mantenimiento de la integridad de las estructuras bucales, en la vida de relación, en la digestión y en el control de infecciones orales. El papel de la saliva en la protección frente a la caries podemos concretarlo en cuatro aspectos, dilución y eliminación de los azúcares y otros componentes, capacidad tampón, equilibrio entre la desmineralización / remineralización y acción antimicrobiana.

La saliva como alternativa para el diagnóstico, de algunas enfermedades, como elemento para monitorizar la evolución de determinadas patologías o la dosificación de medicamentos o drogas proporciona una vía prometedora. La accesibilidad en su obtención y la correlación positiva entre múltiples parámetros en el suero y en la saliva son algunas de las ventajas que ofrece como instrumento diagnóstico.

Pese a que la saliva es en extremo indispensable para mantener la salud bucodental, pocas veces nos detenemos a pensar en su importancia. Esta es la razón por la que hoy decidimos contarte qué es lo que realmente hace en nuestro cuerpo.

Resulta que la saliva no sólo se encarga de ayudar en la digestión y procesamiento de los alimentos, también protege la superficie interna de la boca y los dientes gracias a su PH alcalino que neutraliza los ácidos producidos por la placa bacteriana. Además, resguarda la superficie interna de la boca; sirve para diagnosticar  la diabetes, el cáncer oral y en general las enfermedades periodontales; aporta a los dientes el calcio y fosfato necesarios para remineralizarlos; es un poderoso depósito de flúor; y diluye y elimina los azúcares presentes en la boca.

Cuando la cantidad de saliva disminuye o su composición se altera, se originan problemas como boca seca, caries y cálculos dentales. Además, se produce una enfermedad llamada xerostomía, que trae consigo problemas para hablar, comer e incluso para soportar la estructura de los dientes, por lo que puede desencadenar la pérdida de una o más piezas. También es común que las personas que padecen este trastorno manifiesten dolor e irritación en la mucosa y que sientan que su lengua está continuamente irritada como cuando se quema con un alimento muy caliente.

Si por el contrario, la saliva es demasiado abundante, es frecuente que se produzcan lesiones erosivas en los labios o la piel de la cara que los bordea. A esto se suma la desagradable sensación que deben soportar quienes permanentemente sienten su boca llena de ‘agua’ y al hablar, comer o dormir pierden control.

Gracias a Miriam Martinez por el excelente video

 

¿Qué entendemos como pH?

 

El pH es una unidad de medida que sirve para establecer el nivel de acidez o alcalinidad de una sustancia.

El pH de la saliva es aproximadamente entre 6,5 y 7 y está compuesta de agua y de iones como el sodio, el cloro o el potasio, y enzimas que ayudan a la degradación inicial de los alimentos, cicatrización, protección contra infecciones bacterianas e incluso funciones gustativas.

Cuando el PH de la saliva que debería estar entre 6,5 a 7 disminuye y esa disminución se mantiene en el tiempo empezamos a ver síntomas como caries de cuello, recesión gingival, milo lisis, desmineralización en el cuello, manchas blanquecinas en el esmalte.

Hay muchos estudios que han demostrado que, en bocas con muchas caries, enfermedad periodontal el PH de la saliva es ácido.

 

¿Qué entendemos por mecanismo búffer?

 

Son utilizadas para mantener el nivel de acidez o de alcalinidad de una sustancia expuesta a reacciones químicas, esto evita que se generen reacciones indeseadas.

En la saliva tenemos un mecanismo buffers que intenta mantener el PH entre el 6,5 y 7,4 pero como hemos podido comprobar este mecanismo en determinadas circunstancias no lo consigue, principalmente por:

 

  •  Ingesta desproporcionada de alimentos o bebidas con PH ácido
  • Higiene bucal deficiente, poco control de placa bacteriana, enfermedad periodontal etc.
  •  Stress, con desequilibrio del sistema nervioso que provoca disminución del flujo salival.
  •  Medicación que disminuye el flujo salival.
  •  Tabaco
  •  Combinación de las anteriores

 

Son diversos los factores que pueden alterar la acidez o alcalinidad del cuerpo, lo cual, además de pruebas de orina, se puede determinar a través de una prueba de pH de la saliva mediante tiras reactivas, con la finalidad de contar con valores adecuados para el diagnóstico de enfermedades o valores del organismo.

 

¿Qué significa el nivel de ácido en el pH?

 

Cuando se obtiene mediante una medida de pH que un producto, sustancia o elemento es ácido, quiere decir que posee una alta o baja cantidad de iones de hidrógeno (dependiendo del nivel). Por su parte, que la medición arroje que una sustancia es alcalina (base), significa que no cuenta con estas concentraciones de iones de hidrógeno.

Por lo tanto, el pH no es más que el indicador del potencial de hidrógenos.

Los niveles ácidos se miden en una escala de 1 a 14 llamados la escala del pH. Después de que usted se cepille los dientes, su boca tendrá un pH de cerca de 6,2 a 7,0. Un pH de 7 significa que una sustancia es neutral – ni ácida ni alcalina. Números más bajos en la escala indican una sustancia tiene más ácido y números más altos significan que la sustancia es más alcalina. En 6,2 a 7,0, el pH de la boca es bastante neutral y no se está haciendo ningún daño a los dientes.

 

A continuación, se relacionan algunas sustancias comunes con su pH:

Jugos gástricos → pH 1.0 – 2.0

Jugo de limón → pH 2.4

Orina → pH 4.8 – 7.5

Saliva → pH 6.4 – 6.9

Leche de vaca → pH 6.5

Agua pura → pH 7.0

Sangre → pH 7.3 – 7.4

Limpiador con amoniaco → pH 11 – 12

 

Si el pH en su boca cae debajo de 5,5, el esmalte en sus dientes comienza a desmineralizarse, perdiendo algunos de los minerales dentro de la estructura del diente y comenzando a estropearse. Cuanto más tiempo el pH siga estando por debajo de 5,5, más daño habrá. Por eso, los alimentos altos en carbohidrato que se pegan a los dientes tienden a hacer más daño. Los dientes con superficies más irregulares, tales como las muelas, tienden a retener alimentos y así son más tendientes al decaimiento. También por eso es que el comer entre comidas conduce con frecuencia al decaimiento.

Pero no solamente se trata de lo que usted come, sino cuán frecuentemente lo hace. Cada vez que usted come un carbohidrato fermentable, el pH sigue estando por debajo de 5,5 por 20 a 30 minutos, dependiendo de la calidad de su saliva. Las personas que beben sodas o café durante todo el día o quiénes comen muchos bocados pequeños de carbohidrato son más propensas a desarrollar cavidades debido a los constantes niveles ácidos. Lo que es peor es que algunas bacterias aman el azúcar, y prosperan y se multiplican en un ambiente ácido. Cuantas más bacterias usted tenga, más ácido producen cuando usted come azúcar. El ciclo se repite en sí mismo, creando un ambiente destructivo para los dientes.

 

Gracias a Caritzer por el excelente video

Como controlarlo Naturalmente

Pon a prueba tu equilibrio del pH. Para determinar el grado de acidez de tu saliva, es decir, comprobar el grado de equilibrio de tu boca. Las farmacias venden tiras de valores de pH que simplemente se pegan en la boca. La tira indica la acidez de la saliva. Si tu nivel de pH es inferior a 7,0, la saliva es considerada ácida.

Cambia tu dieta. Los alimentos que comes juegan un papel importante en la acidez de la saliva. Las carnes, huevos, pescado y algunos productos lácteos son muy ácidos y pueden afectar tu equilibrio del pH. Reduce la cantidad de estos alimentos y aumentar la ingesta de alimentos alcalinos como las bayas, las frutas y verduras. Las almendras son también alcalinas y comer algunas por día puede reducir los niveles de ácido si no están muy altos.

Consume suplementos de minerales naturales. Los minerales como el calcio y el magnesio juegan un papel importante en el mantenimiento de un nivel de pH sano. Discute tus inquietudes con tu médico e investiga la cantidad de estos minerales que es posible que necesites.

Aumenta tu ingesta de alimentos y jugos que contengan potasio. El potasio es otro componente vital en el mantenimiento de un equilibrio de pH saludable. Los tomates, las papas y los plátanos son ricos en potasio.

Evita los alimentos y bebidas cargadas de azúcar. Si tu saliva es ácida, consumir cantidades excesivas de azúcar irritará más la condición. Reemplaza los refrescos y el café con agua y reduce el consumo de dulces.

 

Gracias a Ganodermaysalud por el excelente video

 

 

 

 

 

 

 

One response to “Que es La Saliva y la importante relación con el PH, consecuencias del descenso del PH y como controlarlo Naturalmente”

  1. Sandra says:

    Muy importante y necesaria esta pagina.
    Muy claro y didactico todo el contenido.
    Gracias .

Leave a Reply